top of page

El cuidado y construcción de un Bonsai

La palabra Bonsái es de origen japonés significa literalmente bon = "bandeja" + sai = "cultivar" y se denomina de tal manera el arte de cultivar árboles y plantas, normalmente arbustos, controlando su tamaño para que permanezca de un tamaño muy inferior al natural, mediante técnicas, como el trasplante, la poda, el alambrado, el pinzado, etc. y modelando su forma para crear un estilo que nos recuerde una escena de la naturaleza.

 

Durante siglos la posesión y el cuidado de los bonsái estuvo ligado a los nobles y a las personas de la alta sociedad. Según la tradición, aquellos que podían conservar un árbol en maceta tenían asegurada la eternidad.

La representación del universo en una pequeña maceta.

Así fue como los monjes disponían los árboles pequeños en vasijas a lo largo de las escaleras de los templos y hasta eran fuente de culto.


Se interpretó desde la concepción Zen de "belleza de una austera severidad", lo que llevó a los paisajes miniaturizados en maceta, nativos de China, a ser condensados en árboles únicos e ideales que representaban el universo.


Los bonsái no son una planta genéticamente empequeñecida, sino que se mantiene pequeña dándole forma, podando el tronco, las hojas y las raíces cada cierto tiempo, dependiendo de la especie. Si se cultiva adecuadamente, sobrevivirá el mismo tiempo que un árbol normal de la misma especie, pero si se hace de forma incorrecta, probablemente morirá.








En general, cualquier especie arbórea puede ser cultivada como bonsái, pero las más famosas entre los aficionados resultan ser las especies que tienen hojas pequeñas por naturaleza y las que son resistentes al cultivo en maceta.


El árbol y la maceta deben estar en armonía visual, es decir, un árbol que tenga muchos años deberá estar estar en una maceta que también tenga una presencia y porte correspondiente. Asimismo, a determinadas especies o estilos de árbol le corresponden normalmente unos determinados tipos de macetas, por ejemplo, una conífera irá normalmente en una maceta sin esmaltar y un arce irá en una maceta normalmente ovalada y baja, amplia y esmaltada.


El bonsái suele exponerse en un cubículo o pequeño espacio elevado sobre un washitsu (cuarto tradicional japonés), este espacio se le conoce como tokonoma, también suele acompañarse de rollos desplegables decorativos con pinturas (kakemono) y una planta de acento (shitakusa) o un suiseki (piedra-paisaje japonesa).


Los bonsái como representación de la elegancia.
La zona a la que más se le presta atención es al frente del bonsai, y la escuela japonesa tradicional de diseño tiene una serie de conceptos que sirven de guía para conseguir la perfección estética.

  • La forma cónica del tronco: Siempre debe ser más ancho en la base que en la parte superior.

  • Las ramas y la hojas en conjunto deben formar un envolvente triangular, mismo que se debe apreciar desde el frente del bonsai pero también desde su vista lateral e incluso desde su vista aérea.

  • Las ramas deben estar situadas en la parte exterior de las curvas del tronco, de forma alternante, es decir, se debe evitar que dos ramas salgan del mismo punto, y deben ser más gruesas las más cercanas al suelo que las que estén situadas más arriba del tronco.

  • También debe disminuir la distancia entre las ramas conforme se ascienda por el tronco.


El bonsai es una tradición milenaria que habla de constancia y perseverancia así como de una exquisita sensibilidad visual para lograr esta perfección estética. 


Mazda siempre fiel a su naturaleza y raíces, los diseños se impregnan de toda la tradición.

Estos conceptos y esta dedicación son los que acompañan a la cultura japonesa; son además las bases con las que se diseñan y fabrican los automóviles en Mazda.



22 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentários


bottom of page