Historia de la Katana

Aunque la palabra katana en la cultura occidental se utiliza para generalizar todos los tipos de espada japonesa, la realidad es que “katana” se refiere a un tipo particular de sable de filo único, curvado, tradicionalmente utilizado por los samurais, su tamaño más frecuente ronda el metro de longitud y el kilo de masa.


Katana, tradicionalmente utilizadas por los samurais.

El tipo de katana más difundido en la actualidad es el conocido como "Oda Nobunaga", en alusión al daimyō creador de dicho modelo, de hoja curva y alrededor de un metro de longitud total. Comúnmente se usa como nombre en Occidente.


El origen de la “katana” japonesa se remonta a unas primeras espadas que, aproximadamente, datan del 700 d. C. y que se caracterizaban por ser rectas y con un solo filo. Se las denominaba “chokuto” y sus dimensiones podían oscilar entre los 30 y los 90 cm.


Eran muestra del importante valor ritual de las armas en aquel entonces: probablemente pertenecieran a ajuares funerarios de nobles o personas importantes de la tribu.

Paralelamente, el impacto de la cultura china se hace notar en el proceso evolutivo de la espada japonesa. Como claro ejemplo, los términos chinos “chien” (espada de doble filo) y “tao” (cuchillo de un solo filo), sirven de precedente semántico y fonético de los “kanjis” japoneses “ken” y “to”. De esto surge el término “katana”, como expresión del modelo estándar de espada japonesa. 


Posteriormente, con la propagación del budismo como forma religiosa en las islas, llega un cambio importante: surgen las espadas de doble filo, rematadas con elementos ornamentales, destacando una voluminosa decoración en las empuñaduras. Esto se convertirá en tónica general, desatando un debate sobre lo aparatoso y poco ergonómico que resultaba.








Es a partir de la Era Kamakura (desde mediados del s. XII d. C.) y, tras un periodo de inclementes enfrentamientos militares, cuando podemos hablar de la katana propiamente dicha. Se produce, entonces, un gran ímpetu en la forja de espadas, atribuido a la iniciativa del Emperador Gotoba, el cual reunió en su corte a distintos herreros de excepcionales habilidades.


En este arte, van a destacar una serie de determinadas familias y los denominados “tres fabricantes maestros”: Masamune, Yoshihiro y Yoshimitsu.


Las katanas, sirvieron como inspiración en el diseño de Mazda.

A partir de aquí, la katana sería el ejemplo de espada japonesa estándar, misma que se convirtió en la inspiración para toda una dirección de diseño de nuestros vehículos Mazda: el Diseño Kodo.


Por eso, detrás de cada Mazda hay experiencia e innovación.


Feel Alive.



6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo